Las bicicletas son para el verano...

Eterno verano,
siempre que voy a tu encuentro...
bajo la atenta mirada del cielo azul
que acompaña mi pedaleo...
devolviendo los saludos a las sábanas blancas
que bailan en los tendederos...
sintiendo al viento en contra,
cuando me lanzo cuesta abajo
a velocidad de vértigo...
tatareando nuestra canción
a medio camino,
para que la gente la escuche...
haciendo zig-zags con el manillar
cuando noto que me acerco a tí...
conozco el trayecto
como si estuviera grabado
a fuego en mi memoria...
incluso a veces cierro mis ojos
hasta llegar al final...
por el puro placer de que al abrirlos,
lo primero que vea, seas tú...
Definitivamente...
las bicicletas son para el verano...
eterno verano,
en el que se convierten en mi mejor transporte,
siempre que voy a tu encuentro...

4 comentarios:

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

me gusta el titulo cinematográfico, (bien puesto en este caso), la foto (¡genial!-es amarilla la bici, mola, ummm...) y el texto (cada día escribes mejor..) ¿que decirte?.. te veo más suelta, sugerente, simbólica.. creo que este verano me compro una bici ¡que envidia me has dado!.. un besito amiga :-)

amoremachine dijo...

siempre he tenido un mundo de contradicciones con la bicicleta, me gustan, pero llegan a cansarme,
pero no cabe duda que el dichoso
aparato puede traer a cada cual
un mundo de recuerdos insospechado
incluso nos puede transportar a ellos; al día, hora y lugar de los mismos.

muchos bersos, nieves

K dijo...

Y yo sin bicicleta, vaya envidia :K
Me gusta como te ha quedado el poema.

Un saludo!

Arteneus... dijo...

jeje...en primer lugar,no soy poeta...(todo lo contrario que ustedes,muy señores míos...)a lo único que puedo acceder es, a contar las historias que me transmiten las fotografias...son ellas las que me hablan, y de forma muy sencilla, como véis...(se parecen a mi...jeje)
pero muchísimas gracias de todas formas...es todo un honor para mí, que a pesar de mi limitación literaria...aún anden paseando sus ojos por aquí...

Os saludo desde el verano de la vida, en mi bicicleta...
un abrazo a los tres...