El paseo de Becquer...

(Monasterio de Veruela, donde Becquer pasó
su época de enfermedad)

Caminas en silencio bajo el manto rojizo de la tarde...permites que tus ideas revoloteen por el mágico cielo del pensamiento, como las golondrinas cuando juguetean con las alas del viento...Todo te inspira...todo te parece eterno, desde esa cárcel en la que te sientes preso de tu propia alma...Cierra los ojos...deja que el calor de la lumbre cicatrice tus heridas...ensancha tus pulmones...respira la vida...no detengas tus pasos, y permite que te lleven más allá...
más allá...

3 comentarios:

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. que bonita tu invitación a ser más conscientes, a superarnos, a vivir una vida más plena.. ¡es posible!.. hagamos lo que nos propones, Arteneus. Siempre, gracias..

K dijo...

Respiremos la vida para que nunca nos falte el aire.

Un abrazo!

pablete dijo...

Yo estuve ahí! ¿Llegaste a ver las habitaciones de Becker?
Por cierto, me encanta la fotografía.
Bello el pensamiento.
¡Eres una artista!
Besiños