Sé que es tarde...


Sé que es tarde...¡Si! Lo sé...
pero el invierno llegó por sorpresa,
y mantuvo cautivos mis pasos durante un largo tiempo.
Sé que no son horas de llamar a tu puerta...¡Si! Lo sé...
pero el sentido de mi brújula,
me hizo deambular a oscuras,
entre el todo y la nada,
entre la multitud y la soledad.
Sé que estás durmiendo...¡Si! Lo sé...
Pero aún así abre un poco tus ojos,
no mires mi cielo roto,
mis muchas imperfecciones,
y déjame entrar.
Ábreme la puerta de éste...tu lugar secreto,
y permíteme aunque sólo sea...
respirar a tu lado.

2 comentarios:

thoti dijo...

Respirar.. la función más básica. Sin ella ni siquiera somos.
Al lado de la vida,
porque fuera de ella está la nada,
el sin-sentido..
¡Cuánto necesitamos respirar al lado del que vive! Y allí, aunque indignos, hacernos un huequecito..

Anónimo dijo...

Que bueno es saber, que a pesar de nuestros inviernos vividos, la perdida del sentido de nuestra brujula y nuestra muchas imperfecciones...un verdadero AMIGO, siempre nos abre la puerta no solo para respirar a su lado, sino tambien para compartir con El toda su escencia ayudandonos a ver tambien...por que no?... nuestras virtudes.Gracias Neus por este espacio, donde uno puede desnudar los sentimientos mas profundos del alma. TQM. Cin.